Hoy quiero hablar de la mayonesa

La mayonesa es una salsa con un sabor muy especial, combina bien con muchos alimentos y por ello es algo que normalmente encontramos en las heladeras de casi todas las casas. Muchos niños la consumen también de manera habitual, para acompañar un choclo, un arroz, unas papas, un sandwichito, etc… y aunque la mayonesa casera es un alimento altamente nutritivo y hecho con ingredientes súper saludables pocas veces encontramos el tiempo de prepararla y se acaba comprando en el súper.
¿Pero sabes qué contiene la mayonesa del súper?
Pues entre otras muchas cosas, que no deberían estar en la mayonesa, petróleo, goma xántica, y EDTA. Todos ellos requetetóxicos y para nada recomendado que los consuman los niños. Ah, y altísimas dosis de sodio y azúcar.

Para más info puedes leer este artículo de CONEXIÓN BRANDO.

Entonces, si eliges que en casa se coma mayonesa, háztela en casa, es muy fácil!!!!
Y mucho, mucho más rica. No sólo en sabor sino también en ácidos grasos esenciales, de esos que tanto buscamos en otros alimentos.

INGREDIENTES:
3/4 de taza de aceite de oliva extra virgen (se puede combinar también 1/2 de oliva, 1/2 de aceite de
girasol alto oleico y 1/2 de aceite de chía).
2 huevos camperos a temperatura ambiente.
2 yemas
3 cdas. de jugo de limón
1 cta. de sal rosada
PREPARACIÓN:
Limpiar con agua y jabón la cáscara de los huevos.
Colocar en una licuadora todos los ingredientes, excepto el aceite, y licuar unos segundos.
Ir agregando en forma muy lenta el aceite, licuando ó batiendo constantemente hasta lograr una textura cremosa, suave y homogénea.
Colocar la mayonesa en un frasco limpio y ya está.
Así de fácil.
VARIACIONES:
* Si además, le sacas las yemas y le añades un par de dientes de ajo, tendrás un exquisito ALI OLI, ideal para combinar con pescado ó para mojar pan.
* Se puede fermentar, sí!!!! Tanto la versión normal como el Ali Oli, sólo tienes que añadir 2 cucharadas de suero de leche cruda ó suero de yogurt natural orgánico y dejar reposar unas 10 horas. De esta manera aumentarás su valor nutricional, pues la conviertes en un alimento probiótico y además alargarás su vida útil. En lugar de aguantar una semana te puede durar en la heladera hasta 2 meses.
* Se puede condimentar, añadiendo cúrcuma ú otro condimento que guste en casa.
Anímate a probar!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s