¿ES SEGURO COMER PESCADO?

Está clarísima la importancia de los ácidos grasos omega-3 de cadena larga EPA y DHA en la salud humana. Sin embargo, la conversión de grasas omega-3 de origen vegetal que debe realizar el organismos para que sean biodisponibles, es extremadamente pobre en la mayoría de las personas. En el caso de las grasas del pescado no es necesaria esta conversión. Se trata de la mejor fuente de ácidos grasos esenciales que nos pueda ofrecer la naturaleza, especialmente los pescados azules.

La conclusión es obvia: el pescado debe ser parte de la dieta. Pero, ¿es seguro comer pescado? Es posible que te sorprendas al saber que la respuesta es un SÍ rotundo. Voy a analizar algunos posibles peligros de consumir pescado de forma habitual.

Mercurio: El riesgo de intoxicación por mercurio a través de los pescados es menos evidente y peligroso que los propios empastes dentales, por ejemplo. Los peces son muy ricos en SELENIO, mineral que cuando se une al mercurio no permite su absorción, además de ser éste un mineral importantísimo para el sistema inmune y que no se encuentra tan fácilmente en otros alimentos. Prácticamente todos los pescados tienen mayor cantidad de selenio que de mercurio, exceptuando la ballena, sábalo, marlín, pez espada y tiburón. Las recomendaciones de la FAO y la EPA sobre el consumo de pescado son consumir 350 gr. de pescados bajos en mercurio (atún blanco, abadejo, bagre, camarón) al menos 2 veces por semana.

PCB y Dioxinas: Los PCB son compuestos organoclorados sintéticos usados ​ en procesos industriales y comerciales. Las Dioxinas son subproductos organoclorados de la incineración de desechos, el blanqueado del papel, la producción de plaguicidas y la producción de ciertos plásticos. Sabemos que ambos están en el mar y forman parte después de los pescados que viven en su medio, pero ¿sabes en qué proporción respecto a otros alimentos? Las fuentes dietéticas más altas de PCB y dioxinas no son el pescado, sino la carne de vaca, pollo y cerdo (34%), productos lácteos (30%) y vegetales (22%). Los peces constituyen solo el 9% de nuestra ingesta dietética de estos productos químicos.

¿Cuáles elegir?

Los pescados azúles son más grasos y más ricos en Omega 3: PEZ LIMÓN, ANCHOA, REINETA, PALOMETA, ANGUILA, SARDINA y TRUCHA SALVAJE y el ATÚN y CABALLA cuando no son muy grandes, debido a que acumulan mucho mercurio.

Los pescados blancos son menos grasos y sus aportes de Omega 3 algo inferiores, pero igualmente recomendables: MERO, LENGUADO, BRÓTOLA, PEJERREY, ABADEJO (retiene mucho la sal al cocinar), PESCADILLA, SALMÓN BLANCO, LISA, TRILLA, CHERNIA, etc…

Es importantísimo que el pescado esté siempre bien fresco. Si compramos filet, es importante fijarse que el pescado tenga un aroma suave, de ninguna manera debe tener olor fuerte a pescado. Si el pescado es entero, hay que prestarle atención a los ojos, que estén brillosos y saltones, y al abrir las agallas deben tener un color rojo fuerte. Otro síntoma de que el pescado es fresco es la firmeza de la carne. Para darse cuenta, hacer una ligera presión sobre el pescado y la carne debe volver a su lugar en seguida.

Recomiendo no congelar el pescado porque pierde muchísimo líquido, se rompe. Siempre es mejor comprar el pescado fresco. Pero si no queda otra que congelarlo, es aconsejable hacerlo por un máximo de dos semanas y para descongelarlo, es altamente recomendable llevarlo a la heladera y ponerlo sobre una rejilla para que caiga el agua que vaya derramando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s