El número de insectos cae en picado… y amenaza el equilibrio de la naturaleza.

La tasa de extinción de insectos es ocho veces más rápida que la de los mamíferos, aves y reptiles. Fotografía: Cortesía de Entomologisher Verein Krefeld.

Los insectos del mundo se están precipitando por el camino de la extinción, amenazando con un “colapso catastrófico de los ecosistemas de la naturaleza”, según el primer estudio científico mundial. Según el análisis, más del 40% de las especies de insectos están disminuyendo y un tercio está en peligro de extinción. La tasa de extinción es ocho veces más rápida que la de los mamíferos, aves y reptiles. La masa total de insectos está cayendo un 2,5% por año, según los mejores datos disponibles, lo que sugiere que podrían desaparecer en un siglo.

El planeta se encuentra al comienzo de una sexta extinción masiva en su historia, con enormes pérdidas ya reportadas en animales más grandes que son más fáciles de estudiar. Pero los insectos son, con mucho, los animales más variados y abundantes, y superan a la humanidad en 17 veces. Son “esenciales” para el buen funcionamiento de todos los ecosistemas, dicen los investigadores, como alimento para otras criaturas, polinizadores y recicladores de nutrientes. Los colapsos de la población de insectos se han reportado recientemente en Alemania y Puerto Rico, pero la revisión indica que la crisis es global. Los investigadores expusieron sus conclusiones en términos inusualmente contundentes para un artículo científico revisado por pares: “Las tendencias [de los insectos] confirman que el sexto evento de extinción importante está impactando profundamente en las formas de vida en nuestro planeta. “

A menos que cambiemos nuestras formas de producir alimentos, los insectos en su conjunto irán por el camino de la extinción en unas pocas décadas”, escriben. “Las repercusiones que esto tendrá para los ecosistemas del planeta son catastróficas por decir lo menos”.

El análisis, publicado en la revista Biológica Conservación, dice que la agricultura intensiva es el principal impulsor de las disminuciones, particularmente el uso intensivo de pesticidas. La urbanización y el cambio climático también son factores significativos. “Si las pérdidas de especies de insectos no pueden detenerse, esto tendrá consecuencias catastróficas tanto para los ecosistemas del planeta como para la supervivencia de la humanidad”, dice Francisco Sánchez-Bayo, de la Universidad de Sydney, Australia, quien escribió la reseña con Kris Wyckhuys de la Academia China de Ciencias Agrícolas en Beijing.

La tasa de pérdida anual del 2.5% en los últimos 25 a 30 años es “impactante”, dijo Sánchez-Bayo al diario The Guardian: “Es muy rápido. En 10 años tendrás un cuarto menos, en 50 años solo quedará la mitad y en 100 años no tendrás ninguno “. Uno de los mayores impactos de la pérdida de insectos es en las muchas aves, reptiles, anfibios y peces que comen insectos. “Si se quita esta fuente de alimento, todos estos animales mueren de hambre”, dijo. Tales efectos en cascada ya se han visto en Puerto Rico, donde un estudio reciente reveló una caída del 98% en insectos terrestres durante 35 años.

El nuevo análisis seleccionó los 73 mejores estudios realizados hasta la fecha para evaluar la disminución de insectos. Las mariposas y las polillas están entre los más afectados. Por ejemplo, el número de especies de mariposas generalizadas disminuyó en un 58% en las tierras de cultivo en Inglaterra entre 2000 y 2009. El Reino Unido ha sufrido la mayor caída de insectos registrada en general, aunque probablemente sea el resultado de un estudio más intenso que la mayoría de los lugares.

Las abejas también se han visto seriamente afectadas, ya que solo la mitad de las especies de abejorros encontrados en Oklahoma en USA en 1949 estaban presentes en 2013. El número de colonias de abejas en USA fue de 6 millones en 1947, pero desde entonces se han perdido 3.5 millones. Hay más de 350,000 especies de escarabajos y se cree que muchas han disminuido, especialmente los escarabajos peloteros.

Pero también hay grandes lagunas en el conocimiento, y se sabe muy poco acerca de muchas moscas, hormigas, pulgones, insectos y grillos. Los expertos dicen que no hay razón para pensar que estén yendo mejor que las especies estudiadas. Un pequeño número de especies adaptables está aumentando en número, pero no lo suficiente como para superar las grandes pérdidas. “Siempre hay algunas especies que aprovechan el vacío dejado por la extinción de otras especies”, dijo Sánchez-Bayo. En USA, el abejorro común del este está aumentando debido a su tolerancia a los pesticidas.

La mayoría de los estudios analizados se realizaron en Europa occidental y USA, con algunos que van desde Australia a China y desde Brasil a Sudáfrica, pero muy pocos existen en otros lugares. “La principal causa del declive es la intensificación agrícola”, dice Sánchez-Bayo. “Eso significa la eliminación de todos los árboles y arbustos que normalmente rodean los campos, por lo que hay campos llanos y desnudos que se tratan con fertilizantes sintéticos y pesticidas”. Afirma que la desaparición de los insectos parece haber comenzado a principios del siglo XX. , se aceleró durante las décadas de 1950 y 1960 y alcanzó “proporciones alarmantes” en las últimas dos décadas. Piensa que las nuevas clases de insecticidas introducidas en los últimos 20 años, incluidos los neonicotinoides y el fipronil, han sido particularmente dañinas, ya que se usan de forma rutinaria y persisten en el medio ambiente: “Esterilizan el suelo, matando todas las larvas”. Esto tiene efectos incluso en reservas naturales cercanas; el 75% de las pérdidas de insectos registradas en Alemania fueron en áreas protegidas.

El mundo debe cambiar la forma en que produce alimentos, dice Sánchez-Bayo, y señala que las granjas orgánicas tenían más insectos y que el uso ocasional de pesticidas en el pasado no causó el nivel de disminución observado en las últimas décadas. “La agricultura intensiva a escala industrial es la que está matando los ecosistemas”, dijo. En los trópicos, donde la agricultura industrial a menudo aún no está presente, se cree que el aumento de las temperaturas debido al cambio climático es un factor importante en la disminución. Las especies allí se han adaptado a condiciones muy estables y tienen poca capacidad de cambio, como se ve en Puerto Rico. Sánchez-Bayo dijo que el lenguaje inusualmente fuerte usado en la revisión no era alarmista. “Queríamos realmente despertar a la gente” y los revisores y el editor estuvieron de acuerdo, dijo. “Cuando se considera que el 80% de la biomasa de insectos ha desaparecido en 25-30 años, es una gran preocupación”.

Otros científicos están de acuerdo en que es evidente que las pérdidas de insectos son ahora un problema global grave. “La evidencia apunta en la misma dirección”, dice el profesor Dave Goulson de la Universidad de Sussex en el Reino Unido. “Debe ser una gran preocupación para todos nosotros, ya que los insectos están en el corazón de cada red alimenticia, polinizan la gran mayoría de las especies de plantas, mantienen el suelo saludable, reciclan los nutrientes, controlan las plagas y mucho más. Ámalos o detéstalos, nosotros los humanos no podemos sobrevivir sin insectos.

Matt Shardlow, de la organización benéfica para la conservación Buglife, dice: “Es seriamente preocupante ver esta recopilación de evidencia que demuestra el lamentable estado de las poblaciones de insectos del mundo”. “Es cada vez más obvio que la ecología del planeta se está rompiendo y existe la necesidad de un esfuerzo intenso y global para detener y revertir estas tendencias terribles”. En su opinión, la revisión hace demasiado hincapié en el papel de los pesticidas y minimiza el calentamiento global, aunque no se han estudiado otros factores como la contaminación lumínica, que pueden resultar significativos.

El profesor Paul Ehrlich, de la Universidad de Stanford en USA, ha visto cómo los insectos desaparecen de primera mano, a través de su trabajo sobre las mariposas en la reserva Jasper Ridge de Stanford. Los estudió por primera vez en 1960, pero todos se habían ido en 2000, en gran parte debido al cambio climático. Ehrlich elogió la revisión y dijo: “Es extraordinario haber examinado todos esos estudios y haberlos analizado tan bien como lo han hecho”. Dijo que las disminuciones particularmente grandes de insectos acuáticos eran sorprendentes. “Pero no mencionan que es la sobrepoblación humana y el consumo excesivo lo que impulsa la erradicación de los insectos, incluido el cambio climático”, dijo. Sánchez-Bayo dijo que recientemente había presenciado la falta de insectos por él mismo. Unas vacaciones familiares recientes involucraron un viaje de 700 km. a través de la Australia rural, pero él nunca tuvo que limpiar el parabrisas, dijo. “Hace años tenías que hacer esto constantemente”.

Fuente original: The Guardian.

Traducido por: Irene Menchero.