Hoy comienza el Otoño

Hoy empieza el otoño y nos regala un día soleado.

Comienzan a cambiar también las frutas y verduras de estación, podremos observar que escasean ya las últimas frutas bien maduras del verano (duraznos, ciruelas, uvas y algunos cítricos ya muy dulces y cargados de sol) y que han empezado a aparecer ya algunas otras variedades de pera ó manzana más propias de los climas frescos.

Hay que esperar para los primeros limones, naranjas y mandarinas que estarán más ácidos y más llenos de vitamina C, para ayudarnos a contrarrestar los primeros fríos.

En los vegetales también observamos la desaparición del rico tomate rojo y maduro y del fresco pepino para dar paso a verduras más “terrenales” y calentitas como los zapallos, zuccini, zanahorias, papas y nabos. También las hojas verdes estarán más vivas sin tanto calor.

El poder de las setas

¿Sabías que los hongos son superestrellas de la inmunidad? ¿Sabías que algunas especias de hongos, como el Shiitake, contienen los 8 aminoácidos esenciales? Y, ¿que nos ayudan a luchar contra los radicales libres y muchas enfermedades, entre ellas el cáncer? ¿A que no sabías tampoco que algunos hongos son excelentes fermentadores e iniciadores de cultivos probióticos que generan bacterias beneficiosas para nuestro intestino y nuestra salud?

Paul Stamet, un micólogo ecologista estadounidense, personaje entrañable, amante y estudioso de las setas,  cree firmemente que las setas pueden salvar nuestras vidas, restaurar nuestros ecosistemas y transformar otros mundos.

En esta charla TED lo explica todo, aunque parece increíble es maravilloso dejarse contagiar por su pasión y amor por la naturaleza y pensar por un momento que la solución para salvar el planeta está al alcance de nuestras manos.

7 alimentos fermentados que no faltan en casa

Diferentes culturas en todo el planeta vienen utilizando técnicas de fermentación durante miles de años y cada región tiene su propia especialidad en lácteos, bebidas, cereales, vegetales, etc… jugando estos un papel importantísimo en su salud.
 
En casa consumimos alimentos fermentados, porque nos encanta el sabor y riqueza que nos aportan, y porque:
Mejoran la digestion. Los fermentados producen probióticos que ayudan a mantener y nutrir nuestro microbioma intestinal.
Benefician al sistema inmunológico. Alrededor del 70% se encuentra en nuestro tracto digestivo, por tanto si tenemos buenas bacterias nuestro sistema inmunológico se refuerza.
Contienen nutrientes esenciales. Más que sus homólogos no fermentados, dependiendo del tipo de fermentación pueden aumentar las vitaminas B, K. C y A y el ácido fólico.
Disminuyen antinutrientes. Como el ácido fítico, que interfiere en nuestra digestión.
 
Estos son nuestros favoritos y los que nunca faltan en casa!!
– Kefir de Agua.
– Kefir de Leche.
– Miso.
– Chucrut.
– Dosas.
– Pickles de vegetales.
– Masa madre.

Sabiduría en las Tradiciones: The Weston A. Price Foundation

Me adhiero mucho en mis elecciones a los Principios de las Dietas Saludables, basados en las investigaciones de Weston A Price, un odontólogo norteamericano que dedicó su vida a estudiar la salud de poblaciones que no habían sido afectadas todavía por la civilización occidental. El Dr. Price viajó a lugares remotos en el mundo y sus descubrimientos y conclusiones los volcó en un libro “Nutrición y Degeneración Física”, que contiene fotografías impresionantes de indígenas saludables y de buena constitución y su degeneración física posterior cuando abandonan su sabiduría nutricional milenaria por la conveniencia de los productos “modernos”.

De este modo logró demostrar que el ser humano puede gozar de excelente salud bajo un sin número de dietas diferentes, pero lo que todas tienen en común es la AUSENCIA de productos refinados, altamente procesados y desnaturalizados, así como los provenientes de animales criados bajo condiciones insalubres.
En la actualidad su fundación, “The Weston A. Price Fundation for Wise Traditions in Food, Farming and The Healing Art”, está dedicada a restaurar los alimentos ricos en nutrientes en la dieta humana, a través de la educación, investigación y activismo.

Los CONCEPTOS BÁSICOS de esta fundación son:
Se pueden consumir alimentos integrales y no procesados.
Se pueden consumir carne, órganos y huevos de animales libres y alimentados de pasto.
Se pueden consumir pescado salvaje (no criado en granjas) y mariscos de aguas no contaminadas.
Se pueden consumir productos lácteos de vacas libres y alimentadas de pasto, NO descremados e idealmente crudos (sin pasteurizar) ó fermentados.
Se pueden consumir frutas frescas y vegetales, libres de tóxicos, crudos ó ligeramente cocinados con vapor.
Se pueden consumir granos enteros, legumbres y frutos secos, que hayan sido remojados, germinados ó fermentados para neutralizar los anti-nutrientes e inhibidores de enzimas.
Se pueden consumir caldos de huesos de pollo, res, cordero y pescado, en sopas, salsas y guisos.

Se puede incorporar regularmente el aceite de hígado de bacalao, de una buena fuente y en la dosis adecuada.
Se pueden incorporar alimentos lacto-fermentados regularmente, para una mejor digestión y asimilación de nutrientes.

Se pueden usar a menudo grasas animales, como manteca orgánica o ghee.
Se pueden usar sólo aceites vegetales tradicionales, como el oliva extra-virgen, sésamo, coco ó linaza y que hayan sido extraídos de forma tradicional y conservados adecuadamente.
Se puede usar agua filtrada para cocinar y beber.
Se puede usar sal sin refinar (céltica ó rosada) y una variedad de hierbas y especias para estimular el apetito.
Se pueden usar únicamente aliños naturales, con vinagre crudo (sin pasteurizar) y aceite de oliva virgen extra.
Se pueden usar endulzantes naturales con moderación como miel de abeja cruda, azúcar mascabo ó rapadura, sirope de arce, mapple ó agave, melazas de cereal y stevia ó yerba dulce (la planta).
Se puede usar vino ó cerveza sin pasteurizar, con mucha moderación y siempre con las comidas.
Se puede cocinar sólo en acero inoxidable, hierro, vidrio ó cerámica de buena calidad.
Se pueden usar sólo suplementos basados en alimentos de buena calidad y de los cuales se conozca la procedencia.
Se debe propiciar un buen descanso, ejercicio y luz de sol.
Se deben propiciar los pensamientos positivos y practicar el arte de perdonar.

Y lo que nos recomienda EVITAR (para ello debemos leer siempre las etiquetas!!!):
No comer alimentos comercialmente procesados (galletas, tortas, crackers, gaseosas, enlatados, congelados, etc…
Evitar los edulcorantes refinados (azúcar, dextrosa, glucosa, jarabe de maíz de alta fructosa y jugos de frutas industriales).
Evitar las harinas blancas y los cereales refinados.
Evitar los aceites vegetales y grasas hidrogenadas ó parcialmente hidrogenadas.
Evitar los aceites líquidos refinados (soja, maíz, cártamo, canola).
No usar aceites poliinsaturados para freir, sofreir ó cocinar.
Suplementar las dietas veganas ó vegetarianas estrictas.
No consumir productos que contengan proteína en polvo.
Evitar la leche pasteurizada.
Evitar consumir huevos, pescado y carnes provenientes de granjas tipo fábrica.
Evitar salchichas y embutidos de carne pues son altamente procesados.
Evitar semillas, nueces y granos que no hayan sido conservados y tratados adecuadamente.
Evitar productos fumigados, encerados, irradiados ó modificados genéticamente.
Evitar los aditivos artificiales, especialmente glutamato monosódico, aspartame y proteína vegetal hidrolizada.
Evitar la sal comercial, el polvo de hornear y los antiácidos por contener aluminio.
Evitar el agua con flúor.
Evitar las vitaminas sintéticas y alimentos que las contengan.
Evitar los licores destilados.
No usar el horno microondas.

La traducción completa en español acá: Los principios de las Dietas Saludables.