Remolacha Lacto-Fermentada

¿Te gustan las remolachas?
¿Su sabor te parece dulce?
¿Reconoce tu paladar los matices del sabor de la tierra donde crecen?
Si quieres transformar y potenciar sus sabores sólo necesitas unos millones de bacterias, algunos condimentos y un poco de tiempo.
Si las amas tanto como yo… sigue leyendo.

Pickle de Remolacha Rallada

Preparación: 5 minutos
Fermentación: 7 días
Ingredientes
3 remolachas grandes ó 4 pequeñas
1 ó 2 dientes de ajo
1 cta. de kummel ó alcaravez
salmuera de sal rosada
Instrucciones
Disuelve 2 cdas. de sal rosada en un litro de agua para preparar la salmuera.
Pela y corta las remolachas en finas tiritas.
Pela y corta los ajos en finas tiritas.
Coloca los condimentos en el fondo de un frasco de boca ancha y un litro de capacidad. Después las remolachas y por último añade la salmuera.
Asegúrate que todos los vegetales quedan cubiertos por el líquido, colocando un peso sobre ellos (piedra, frasco, bolsa de agua u hojas de algún otro vegetal.
Cubre el frasco con un lienzo y deja fermentar a temperatura ambiente por unos 7 días.
Abre el frasco, pruébalas y si son ya de tu agrado, consérvalas con tapa cerrada en la heladera.

Pickle de Remolacha al Romero

Preparación: 5 minutos
Fermentación: 10-15 días
Ingredientes
3 remolachas grandes ó 4 pequeñas
2 ó 3 ramitas de romero fresco ó desecado
salmuera de sal rosada
Instrucciones
Disuelve 2 cdas. de sal rosada en un litro de agua para preparar la salmuera.
Pela y corta las remolachas en rodajas finas.
Coloca los condimentos en el fondo de un frasco de boca ancha y un litro de capacidad. Después las remolachas y por último añade la salmuera.
Asegúrate que todos los vegetales quedan cubiertos por el líquido, colocando un peso sobre ellos (piedra, frasco, bolsa de agua u hojas de algún otro vegetal.
Cubre el frasco con un lienzo y deja fermentar a temperatura ambiente por unos 15 días.
Abre el frasco, pruébalas y si son ya de tu agrado, consérvalas con tapa cerrada en la heladera.

Curiosidades sobre la Remolacha….

  • La raíz de remolacha ó remolacha de “mesa” es de la misma familia que la remolacha azucarera pero son genética y nutricionalmente diferentes. La azucarera es blanca y se usa para extraer azúcar que después es procesado. Sin embargo, no puedes extraer azúcar de la raíz de remolacha, que suele ser de color casi rojo ó dorado.
  • El jugo de remolacha es uno de las fuentes más ricas en antioxidantes y nitratos naturales. Los nitratos (no confundir con los nitritos) son compuestos que mejoran el flujo sanguíneo por todo el cuerpo, incluyendo el corazón, cerebro y músculos.
  • Desde el s. XVI se viene usando el jugo de remolacha como tinte natural. Ya en el s. XIX. en Inglaterra, las mujeres victorianas usaban el jugo de remolacha para teñirse el cabello. Se puede usar también para teñir alimentos, tanto salados como dulces, de manera natural.
  • Algunas personas experimentan tras el consumo de remolachas un enrojecimiento de la orina. Aunque no es dañino, puede ser un indicador de deficiencia, exceso ó problemas de metabolismo con el hierro. Si te sucede, consulta a tu médico.
  • Las remolachas son ricas en fibra, que ayuda a la saciedad y a la regularidad.

Espárragos Lacto-Fermentados

Ahora que comienzan a aparecer los primeros espárragos, verdes, crocantes y deliciosos, una de las maneras que más me gusta consumirlos es fermentados. No sólo se aprovecha el espárrago en su totalidad si no que conserva intactos todos sus nutrientes.

Los espárragos son uno de los vegetales más balanceados. Bajos en grasa, colesterol y sodio y altos en fibra, vitaminas A, E y K, tiamina, riboflavina, niacina y B6,  y algunos importantes minerales como magnesio, zinc, selenio, hierro, cobre y manganeso. Son además una excelente fuente de ácido fólico o vitamina B9, aportando una porción el 60% de la dosis diaria recomendada, tan necesario para la reproducción celular y para mantener sano nuestro corazón.

¿Cómo los preparo?

Primero hago la salmuera donde los voy a sumergir después: 2 cucharadas de sal por litro de agua, ambos de la mejor calidad que puedas conseguir. Dejar disolver la sal y reservar.

Corto algunas zanahorias en bastones, unas rodajitas de limón y preparo los condimentos, unas hojitas de laurel, un poco de pimienta, unos dientes de ajo pelados y algunas aromáticas que tenga en casa.

Tras enjuagarlos, corto los espárragos a la medida del frasco, asegurándome que queda un espacio como de 3 dedos entre el final del espárrago y el borde del frasco (justamente no como en la foto, que están bien al borde). *Un truco: Si cortamos el espárrago a la mitad y separamos las puntas de los tallos podemos hacer 2 frascos que tendrán después diferentes tiempos de fermentación, más corto para las puntas y más largo para los tallos que son algo más duros.

Pongo en el fondo del frasco un par de dientes de ajo, la pimienta y las hierbas aromáticas. Después voy colocando los espárragos junto con los bastones de zanahorias, bien encajados de manera que no floten cuando pongo la salmuera y les añado un par de rodajitas de limón y 2 hojas de laurel en los laterales del frasco.

Una vez están todos los ingredientes lleno el frasco con la salmuera, unos cm. por arriba de los vegetales. Lo más importante es que no quede nada fuera de la salmuera, el contacto con el aire de los vegetales durante la fermentación puede llegar a estropear el cultivo!!

Ahora falta lo último, colocar un “cierre” para justamente evitar que los vegetales se salgan del líquido durante el transcurso de la fermentación, puede ser una capa de hojas de algún otro vegetal (repollo, acelgas, etc…), un frasco más pequeño con un peso que encaje bien ó una bolsita de plástico rellena de agua. Lo importante es que todo quede bien cubierto. Y a esperar….El tiempo depende del grosor de los espárragos, del tamaño del frasco, de lo que a cada uno le gusta… pero a partir de los 10 días normalmente ya se pueden empezar a consumir, están aún crocantes, frescos y riquísimos!!! Y se pueden dejar más días hasta el punto de fermentación que más nos satisfaga el paladar, siempre van a ser una buena opción, solos ó acompañando alguna otra receta. 

Comprar Agroecológico en Zona Norte

Yo prefiero aquellos emprendimientos que tienen una fuerte conciencia ecológica y medioambiental, los que ayudan a las comunidades indígenas y a los pequeños productores que quieren hacer las cosas bien, los que únicamente venden productos locales y estacionales y los que no encarecen el producto innecesariamente. Elijas la opción que elijas, lo que te recomendaría siempre es preguntar. Hablar con los productores, probar los productos y tener diferentes experiencias de compra hasta llegar a encontrar lo que a ti te funciona y puedes sostener en tu sistema familiar. Aquí unas pocas que conozco bien, pero hay muchas más…

Te invito a descubrirlas.

HUERTA EN PUERTA

Ofrecen producción propia de verduras y algunas frutas orgánicas, sin agroquímicos, venenos ni fertilizantes de laboratorio. Trabajan con productores familiares, campesinos y comunidades de pueblos originarios de todo el país. Tienen un sistema comunitario de entregas en NODOS, y ahora ya local de venta directa al público en el barrio de Saavedra.

LA AMISTAD BIOHUERTA

Es una huerta orgánica certificada. Su producción está muy bien elegida, súper seleccionada y maravillosamente entregada para facilitar la limpieza y envasado en casa. Es casi un producto gourmet dentro de lo orgánico.

COMO SIEMPRE ORGÁNICO

Huerta de producción propia, ubicada en Capilla del Señor. Muy buenos productos, muy buenos precios y muy buena vibra.

RUMBO ORGÁNICO

Distribuidores de huerta propia, Paralelo Orgánico y otros productores. La mejor onda, delivery impecable en tiempo y forma, conciencia ecológica y precios razonables para ser intermediarios.

El poder de las setas

¿Sabías que los hongos son superestrellas de la inmunidad? ¿Sabías que algunas especias de hongos, como el Shiitake, contienen los 8 aminoácidos esenciales? Y, ¿que nos ayudan a luchar contra los radicales libres y muchas enfermedades, entre ellas el cáncer? ¿A que no sabías tampoco que algunos hongos son excelentes fermentadores e iniciadores de cultivos probióticos que generan bacterias beneficiosas para nuestro intestino y nuestra salud?

Paul Stamet, un micólogo ecologista estadounidense, personaje entrañable, amante y estudioso de las setas,  cree firmemente que las setas pueden salvar nuestras vidas, restaurar nuestros ecosistemas y transformar otros mundos.

En esta charla TED lo explica todo, aunque parece increíble es maravilloso dejarse contagiar por su pasión y amor por la naturaleza y pensar por un momento que la solución para salvar el planeta está al alcance de nuestras manos.

Paltas, bebés, mamás y niños

Desde el embarazo, durante la edad escolar y hasta la edad adulta: las paltas son un excelente alimento para el crecimiento. Los primeros alimentos sólidos son hitos importantes en el desarrollo infantil e incorporar frutas y verduras deliciosas y cargadas de nutrientes a la alimentación diaria es beneficioso para toda la familia.
La consistencia cremosa y suave de la palta hace que sea una de las primeras frutas frescas que un bebé puede disfrutar. Además, al compartir paltas con los pequeños los introducimos a una fruta nueva y les abrimos las puertas a otras frutas y verduras.
La palta es una buena fuente de carotenoides, como el conocido betacaroteno y la luteína, un carotenoide muy importante y poco conocido que protege a los niños contra enfermedades en la piel y los ojos y ayuda a mantener la buena salud de la vista y la de la piel, previniendo el daño ocasionado por la luz solar. También contiene grasas insaturadas, las cuales son importantísimas para el crecimiento y desarrollo normal del sistema nervioso central y el cerebro y es rica en Vitamina E, potasio y hierro. 

Son además fáciles de sujetar para los niños por lo que son excelentes para que puedan experimentar succionando, masticando y jugando con pequeños trozos favoreciendo así la “alimentación autorregulada”. Unas rodajas de palta bien fría pueden aliviar las molestias de la salida de los primeros dientes. 
Puedes usar las paltas en licuados, smothies, jugos, desayunos, ensaladas, purés, salsas, sopas, sandwiches, wraps, galletitas, muffins, postres, etc… 
Esta receta para bebés, SHOT DE AGUACATE Y BANANA, se prepara en 5 minutos y les encanta!! 
1 palta pelada y sin caroso. 
1 banana en rodajas y congelada. 
2 1/3 taza de leche de almendras ó jugo de manzana. 
2 cucharadas de jarabe de ágave, arce ó algún endulzante suave. 
Unas hojas de menta (opcional) 
Licúa todos los ingredientes hasta obtener una mezcla suave. 
Puedes refrigerar hasta que esté listo para servir. 

No podemos olvidarnos del archipopular GUACAMOLE, en todas sus versiones. 
INGREDIENTES: 
3 paltas pequeñas ó 2 grandes 
El jugo de 2 limas ó 1 limón 
1/2 cebolla colorada 
Unas hojas de cilantro 
Sal marina 
PREPARACION: Corta la palta en dos, saca el carozo y descártalo (o plántalo). Separa la piel con ayuda de una cuchara y pon la pulpa en un bol. Añade el jugo de lima, el cilantro y la sal. Usando un tenedor comienza a aplastarlo todo hasta que quede completamente mezclado. 
OTRAS COMBINACIONES: 
Se puede sustituir el cilantro por ciboulette. 
Se le puede añadir un diente de ajo triturado. 
Se puede añadir tomate cortado a daditos. 
Para hacerlo más crujiente y proteico se pueden añadir semillas de calabaza, sésamo ó girasol activadas. 
Si gusta más cremoso se puede añadir aceite de oliva ó de coco. 
Si gusta más “spicy” se le puede añadir un toque de pimienta negra, ajíes ó jalapeños. 
Para hacerlo más proteico se le pueden añadir unos porotos negros previamente cocidos y escurridos. Para un toque frutal podemos añadir unos trocitos de durazno, kiwi ó anana.


Y para los chicos más grandes y adultos es un ingrediente fantástico para elaborar deliciosos helados, como el de esta receta de Kiako The Cook, Helado de Palta y Chocolate, vegano y raw.Fuente: Saborea Uno Hoy

Tips para incorporar más frutas y verduras a tu dieta

A veces un pequeño gesto significa mucho. No se trata de abandonar el helado para siempre, es mucho más fácil que eso. Algunos de los cambios más beneficiosos en alimentación consisten en ir modificando de a poco algunos hábitos del día a día, sin sufrir demasiado en el intento.

Te propongo algunas ideas para consumir más frutas y vegetales frescos todos los días. Estoy segura que muchas de ellas ya las conoces, pero ¿cuantas pones en práctica…?

EN EL DESAYUNO…

* No hay nada mejor que empezar el día con un licuado verde. Mezcla frutas y verduras a tu gusto. Todo un universo por descubrir!!!
* Si te cuesta comer una pieza de fruta ó verdura sola en el desayuno puedes añadir a tus tostadas unas rodajitas de banana ó algunos arándanos. También puedes probar a untar las tostadas con palta ó añadir zanahoria rallada y un chorrito de aceite de oliva.
* Con fruta fresca, unas cucharadas de chía y una hora en la heladera se consigue verdadera magia, una mermelada viva!!!

EL SNACK DE LA MAÑANA…
* Utiliza el hummus y el guacamole caseros como un dip para zanahorias crudas, pepino y apio.
* Prepárate unas crujientes chips de kale, batata ó incluso banana en el horno. Son deliciosas!!!
* Combina frutas cortadas con algún yogurt orgánico. Simple y delicioso.
* Lleva siempre frutas secas en un tupper pequeño en el bolso. Dátiles, damascos, uvas pasas, duraznos, ciruelas, peras… Ideal si son orgánicos ó al menos libres de agrotóxicos.
* Llena tus bocadillos, sandwiches, wraps ó rolls con col rallada (roja, verde ó blanca), hierbas frescas, rúcula, radicheta, lechuga, etc…
* ¿Te animas a sustituir el pan de tus sandwiches favoritos por unas hojas verdes? Mientras sean grandes y consistentes todo vale. Cualquiera está riquísima.
* Siempre que puedas usa palta en lugar de manteca.
* Las florcitas de coliflor, el tomate cherry y las zanahorias se pueden transportar y consumir sin ningún esfuerzo y están ricas crudas sin casi aderezo. No tienes excusa en el trabajo!!


A LA HORA DE COMER…
* Si preparas un licuado ó sopa para los niños puedes añadir aguacate, mango, banana, zanahoria cocida ó batata, aumentarás de manera natural su dulzor y cremosidad.
* ¿Compraste más vegetales de los que puedes consumir? Licualos con un poco de agua y llena con la mezcla unas cubiteras. Puedes añadirlos después a otros jugos.
* Acostúmbrate a tener siempre unos pequeños bowl con vegetales crudos en la mesa durante todas las comidas.
* Corta los vegetales largos y finitos y sírvelos como la pasta, con una rica salsa casera de tomate.
* Añade zuccini, kale, pak choi y brócoli a las sopas ó la pasta. Puedes triturarlos primero si quieres “esconderlos” de paladares exigentes.
* Basta con licuar un poco de batata ó coliflor hervidas con un poquito de agua, algunas especias y sal rosada y obtendrás una crema sin lácteos como topping para otras verduras, por ejemplo.
* Aumenta el tamaño y variedad de tus ensaladas!! Puedes añadir vegetales gratinados, hierbas frescas, huevos orgánicos hervidos ó personalizar tus dressings. La clave es ir variando los ingredientes cada día, así tu dieta tendrá variedad de nutrientes y ningún exceso.
* Algunos vegetales, como la coliflor, son un poco “áridos” crudos, pero se suavizan un montón con un pequeño toque de horno. Puedes pincelarlos con un poquito de aceite vegetal ó ghee, espolvorear con especias, sal ó pimienta y hornear unos 30 minutos o hasta que estén tiernos.

Y LLEGAMOS AL MOMENTO DULCE…
* Hazte un granizado!! Licúa fruta congelada con algún jugo de fruta ó vegetal.
* Substituye el aceite en muffins y budines por salsa de manzana ó puré de calabazas. Quedarán más tiernos.
* Convierte los licuados sobrantes en helados de palito para darte (y a los niños también) de tanto en tanto un capricho fresco y cremoso.
* Licúa palta con cacao amargo, vainilla, miel y un toque de sal. Conseguirás un cremoso pudding con el que enloquecerás.
* Congela una banana, sácala unos minutos del freezer, y a la licuadora y…. real y verdadero helado de banana..

El potaje de Vigilia

Como buena española con la llegada de la Semana Santa me vienen a la memoria sabores y aromas culinarios asociados a las tradiciones que viví en mi infancia.
La Pascua tiene mucha relación con el calendario agrícola y el tiempo de renovación de la tierra. Para calcular su celebración se toman en cuenta el sol y la luna. Habría que buscar el primer domingo posterior a la primera luna llena de primavera septentrional (Hemisferio Norte) y de otoño en el Hemisferio Sur. Una vez encontrada la Pascua, se cuentan cuarenta días antes para fijar el primer día de la cuaresma, es decir, el correspondiente al llamado “miércoles de ceniza”.
En España, en lo gastronómico, la tradición se vivía como una época de vigilia, de espiritualidad y de austeridad en relación a los alimentos, especialmente en el caso de la carne, que había que tratar de evitar. El Potaje de Vigilia, el bacalao y las Torrijas no podían faltar en las casas españolas durante estos días.
La Semana Santa argentina hunde sus raíces también en la española, aunque tiene sus propias reinterpretaciones y costumbres como las Empanadas de Vigilia (sin carne). Son muy típicos también los Huevos de Pascua de chocolate, herencia de la tradición pagana de Estados Unidos que básicamente representan la fecundidad de la Tierra y la llegada de la primavera.
A mi, que tanto adoro las legumbres, siempre me gustó mucho el Potaje de Vigilia con Garbanzos y Espinacas, un plato que mi abuela preparaba de maravilla. Recuerdo a toda la familia mojando pan en la salsita…
Y es que además de rico es un plato muy saludable si evitamos la mezcla que se hace en algunas regiones de añadirle también bacalao, lo que lo haría demasiado potente a nivel proteico. Me ha encantado la receta de un blog español de fotografía gastronómica llamado Los Tragaldabas, así que aquí os la dejo con algunos toques de mi cosecha… Espero que la disfrutéis, aprovechando que llegó el fresquito.

Ingredientes:
400 grs. de garbanzos secos
300 grs. de espinacas frescas
5-6 dientes de ajo
2 cebollas grandes
1 tomate maduro
laurel, sal y aceite de oliva
pimentón (dulce ó picante), azafrán y comino

El día antes deberemos haber puesto los garbanzos a remojo durante unas 10/12 horas. Es muy importante lavarlos y escurrirlos muy bien después para eliminar los antinutrientes que hayan podido quedar en el agua.
Ponemos los garbanzos a hervir en agua que los cubra y un poquito de alga Kombu, hasta que estén tiernos. Deben cocinarse con tapa y a fuego muy lento tras el primer hervor y si nos quedamos sin agua hay que acordarse de añadirla caliente, si está fría se encapsularán los garbanzos y quedarán duros por fuera. Esto puede llevar algo más de una hora así que debemos elegir una mañana que tengamos tiempo. Si contamos con olla rápida el proceso puede llevar mucho menos, unos 15 ó 20 minutos.
Mientras, podemos aprovechar para cocinar las verduritas. Cortamos la cebolla y ajo muy finito, pincelamos una sartén con abundante aceite de oliva y a fuego muy lento lo vamos pochando hasta que la cebolla se quede doradita y bien tierna. Esto es muy importante que se haga con paciencia y a fuego lento, es la base de sabor más importante que le vamos a dar al plato. A medio proceso incorporamos el tomate bien picadito y dejamos que se sofría junto con la cebolla.
Lavamos las espinacas y las picamos bien chiquitas. En la receta recomiendan hervir la espinaca previamente para evitar su sabor tan predominante pero a mi precisamente me encanta!!!, además de que así aprovechamos mejor sus nutrientes porque evitamos que parte de sus vitaminas queden en el agua de cocción.
Así que añadimos la espinaca cruda y picada al sofrito y removemos por unos minutos más.
Para finalizar añadimos un poquito de pimentón, una cucharadita de comino, rectificamos de sal, rehogamos unos segundos y apartamos del fuego.
Una vez acabada la cocción de los garbanzos, sacamos algo de agua si vemos que tiene demasiada e incorporamos el sofrito, comprobamos el punto de sal y rectificamos si fuera necesario. Dejamos cocer algunos minutos y listo.
De pecado….

Consumo energético: Comidas frías vs comidas calientes

Cuando el calor aprieta fuerte es precisamente cuando se producen los mayores picos de consumo energético en las ciudades. El intenso uso de artefactos para refrigerar supone una demanda excesiva de electricidad. En Buenos Aires este verano se han alcanzado cifras record de consumo de hasta 25.000 kilovatios y ha supuesto cortes de luz para más de 60.000 usuarios.
¿Cómo podemos ayudar? En general con un uso más consciente de los aparatos que consumen energía y en particular, desde la cocina, podemos aprovechar las altas temperaturas para darle un respiro a nuestro cuerpo desde la alimentación.
Si preparamos comidas frías no solamente contribuimos a no usar cocina, horno, pequeños electrodomésticos y electricidad en general, si no que permitimos a nuestro cuerpo sentir frescura y ligereza a través de los alimentos.
Comer frío no tiene porqué ser sinónimo de “Fast Food” ni por supuesto no cocinar tampoco quiere decir que nos vayamos a quedar con hambre ó que nuestra alimentación vaya a estar carente de nutrientes. Todo lo contrario!!!!
Existen de hecho estilos de alimentación, como el Raw Food, que recomienda reducir todo lo posible la cocción de los alimentos y aumentar el consumo de crudos.
Como ideas ricas y saludables os propongo además de las ENSALADAS, cuyas variedades son infinitas, algunas preparaciones igualmente frescas, nutritivas y deliciosas.
A mí me encanta el GAZPACHO, proveniente de mi tierra, España. Se hace en frío con tomate, pepino, un toque de cebolla y ajo crudo y a quien le guste un poquito de morrón. Todo a la mixer ó licuadora con aceite, sal y un toque de vinagre y tenemos una sopa fría espectacular y cargada de vitaminas. Un truco!! Para los niños se puede hacer también Gazpacho de Frutilla.

Podemos enriquecer nuestras ensaladas ó sándwiches con GERMINADOS de cereales ó legumbres. Consiste en dejarlas en remojo por unos días, hay varias técnicas muy accesibles y fáciles de realizar. De este modo nuestra comida se convierte en un plato fuerte con toda la energía necesaria.
Un clásico, los TOMATES RELLENOS. Pueden tener una base de arroz integral, de quinoa, de mijo, del cereal que más nos guste y verduritas picadas y condimento al gusto. Para hacerlo más proteico podemos añadir queso, aceitunas ó un poco de atún, eso sí, ojo al elegirlo. Una lata de atún no debería contener más que atún, agua y sal.
 La ENSALADILLA RUSA es otro típico plato para el verano. Normalmente se hace con papas, arveja y zanahoria cocidas y un montón de mayonesa. ¿Porqué no reinventarla? Si elegimos un montón de verduritas crudas picadas y nos hacemos una mayonesa fermentada con suero de yogurt, nos queda un plato delicioso, súper saludable y lleno de bacterias beneficiosas para nuestro organismo.
Los CARPACCIOS de verduras son también una manera muy fácil y rápida de preparar un plato delicioso. El de champiñones crudos ó pepino cortados en láminas finísimas son riquísimos!!! Se pueden combinar con algún queso fresco y condimentar con pimienta, lima rallada y albahaca fresca picada.

No nos podemos olvidar del GUACAMOLE. Encontremos el toque que más gusta en casa, con ó sin cilantro, hay infinidad de variedades. Lo único que no puede faltar es la nutritiva palta y para hacerlo más fresco podemos añadir pedacitos de fruta como el anana, kiwi, mango ó granada. Queda delicioso!!!
Para los que necesitan la proteína animal podemos optar por el riquísimo  CEVICHE, proveniente de Perú. Yo muero por él. El único secreto es que el pescado sea ultrafresco. Después la maceración la dejo a vuestra imaginación, hay miles de recetas con ingredientes fáciles de conseguir (lima, cebolla, cilantro, palta, choclo, etc…)
Y no nos podemos olvidar del postre, uno requetefácil, HELADO DE BANANA. Sólo necesitas una madura pero sin golpes, al freezer y cuando la quieras tomar la sacas unos minutos antes y la bates con la mixer. Espectacular!!!!!!